Pasar al contenido principal
Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur

25 de mayo - Rescatando a Emilio Vernet

Emilio Vernet es el gran relator olvidado de la construcción del pueblo de Malvinas. Hoy venimos a rescatar su figura como cronista y actor clave en el desarrollo de Puerto Luis.

La historia crece cuando hay quien la escribe.

Emilio Vernet es el gran relator olvidado de la construcción del pueblo de Malvinas y que hoy venimos a rescatar desde el Museo Malvinas. La otra gran cronista de Puerto Luis, no siempre valorada, es María Sáez. 

También Charles Darwin, desde las orillas opuestas a los intereses soberanos, describe en su diario de viaje el trato hospitalario que recibió de nuestros gauchos con los que conoció, por ejemplo, el asado con cuero.

Los tres, a su modo, describieron la vida en Puerto Luis, ese primer poblado argentino de Malvinas,  que construyeron Emilio y Luis Vernet junto a los gauchos/as, afrodescendientes e indígenas: hombres y mujeres que los acompañaron, y que luego fueron despojados de su tierra por la usurpación de la corona inglesa, mandante de Darwin.

Mapa de Puerto Luis realizado por Emilio Vernet y que forma parte de su diario

Sin dudas, es Emilio Vernet el que deja pruebas escritas para la historia del rol central que ocupó en el asentamiento de la soberanía argentina en Malvinas.

¿Sabíamos acaso que Emilio Vernet había llegado a Malvinas en la misión de Pablo Areguatí de 1824, mucho antes incluso que llegara su hermano Luis?

¿Sabíamos acaso que trabajó codo a codo junto al gaucho Antonio Rivero desde 1828 construyendo corrales, casas, el pescadero y el gallinero, marcando senderos y buscando ganado?

¿Sabíamos que navegaba con frecuencia hasta la Isla de los Estados para buscar y transportar madera hasta Malvinas?

La vida cotidiana en las islas fue relatada maravillosamente por el diario de María Sáez  y, ahora también sabemos, fue Emilio Vernet quien dejó registro para la historia sobre la construcción y desarrollo de nuestra soberanía en Puerto Luis. 

Gracias al trabajo realizado desde el Área de Investigación del Museo Malvinas, llevado adelante por la Licenciada Silvina Gutiérrez, logramos recopilar y transcribir las más de 150 páginas del diario de Emilio Vernet en las Islas Malvinas entre 1828 y 1831.


Detalle de maqueta de Puerto Luis instalada en el Museo Malvinas

Les compartimos fragmentos donde Emilio Vernet relata la labor cotidiana en las islas junto a los gauchos como Antonio Rivero y los festejos patrios que se organizaron en Malvinas por el aniversario de la Revolución de 1810, en 1829 y 1830.

Lunes 18 de mayo 1829

Buen tiempo con un poco de lluvia por la mañana y granizo a la noche. 

Simón, S. Centurión y Antonio Rivero carnearon 2 vacas 

en el campo trayendo cueros y carne. 

Simón había encontrado y vuelto a llevar a la isla 4 caballos 

y a 2 que eran baguales de aquí no los había podido sujetar.

Domingo 24 de mayo 1829

Buen tiempo con viento fuerte del  N.O. a la noche Norte. 

Jacinto trajo 86 atados de paja de Long Island que Eredia había cortado 

y todos los negros y negras para bailar al siguiente día 

que es el aniversario de la libertad de Buenos Aires. 

El bueyero Pio Ortiz llegó del Sur.

Lunes 25 de mayo 1829 

Lluvia casi sin interrupción todo el día con viento fuerte del Oeste. 

Los negros estaban bailando hasta las 3 de la mañana del otro día.

Lunes 24 de mayo 1830

Buen tiempo con poco viento del S.O. 

Vinieron Aniseto, Simón y Gosell de Long Island 

con caballos y los toros para jugar el día siguiente. 

También trajeron una vaca para lo mismo. 

También empezamos a hacer un rompecabezas 

y pusimos un palo para subir arriba. 

Se bajó una batada de turba.

Martes 25 de mayo 1830

Chubascos a menudo de nieve con viento Este. 

Tiramos 5 cañonazos al salir el sol, 

otros tantos a mediodía y el entrar el sol. 

La diversión ni hubieron lugar por fuerza del mal tiempo. 

A la noche se bailó. 

El Capitán Brake y yo trabajamos, 

fuegos artificiales que prendimos esta noche. 

Se carneó la vaca traída de Long Island.

Miércoles 26 de mayo 1830

Buen tiempo con viento S.O. 

Se jugó a la sortija y Sanchéz montó un toro. 

A la noche hubo baile de los blancos y negros. 

Aniseto se vistió de mujer. 

Se trajo una batada de turba.